lunes, 3 de febrero de 2014

Cuando la necesidad de adelgazar es la consecuencia de un conflicto interior


Existen épocas de año, como la llegada del verano, en las que quien más quien menos siente la necesidad de perder algunos kilos. Es una preocupación totalmente normal pero... ¿qué ocurre cuando se convierte en una obsesión?
  • Cuando se sigue una dieta de adelgazamiento, lo que se pretende es aumentar la autoestima. No estamos del todo conformes con nuestra imagen y queremos mejorarla, tanto para gustarnos a nosotros mismos como a los demás. En ocasiones, sin embargo una vez hemos conseguido este objetivo, nos damos cuenta de que haber adelgazado no ha colmado nuestros deseos, lo que puede llevarnos a intentar adelgazar todavía más o, todo lo contrario, comer más de lo normal, todo ello para conseguir esa sensación de felicidad que no logramos hallar.
  • Según Freud existe una relación muy estrecha entre el hambre y la necesidad de amor. Comemos no sólo para calmar nuestro apetito, sino también para conseguir una sensación placentera muy similar a la que proporciona la presencia de un ser querido.
  • En estos casos, es conveniente pensar sobre cuáles son realmente nuestras carencias y si detrás de la obsesión por el peso y la comida no se esconde un problema de autoestima o de comunicación con los que nos rodean.


No hay comentarios:

Publicar un comentario