viernes, 13 de diciembre de 2013

MEJORA TU HUMOR Y SÁCALE EL MÁXIMO PARTIDO A TU VIDA


MANTENERTE ACTIVO Y MINIMIZAR LOS PROBLEMAS TE HARÁ SENTIR FELIZ
Inevitablemente en algunas épocas, nuestro estado de ánimo no está en su punto más álgido. Rodearte de amigos, hacer actividades que te motiven e intentar cambiar tus preocupaciones por una sonrisa son los primeros pasos para recuperar la alegría.

Salir de paseo, ir al cine o jugar un partido de tenis son actividades que te distraen y te aportan un bienestar físico y emocional. Practícalas con asiduidad y sácales el máximo provecho, sobre todo en los momentos de bajón emocional. ¡Recuperarás antes tu energía y buen humor!

PEQUEÑAS ACCIONES EN TU VIDA DIARIA
La vida nos pone a prueba continuamente con sorpresas muy gratas, que acogemos con entusiasmo y sabemos exprimir, y con otras menos favorables. En este último caso, la actitud que tomamos frente a ellas es decisiva para darles un giro a nuestro favor y salir reforzados de ellas. El apoyo incondicional de nuestra familia y amigos son el mejor escudo para impedir que hagan mella en nosotros y la mejor defensa para superarlas.

Aprende a relativizar.- "Si exagerásemos nuestras alegrías como hacemos con nuestras penas, nuestros problemas perderían importancia". Esta máxima del ensayista francés Anatole France resume a la perfección la magnitud que toman muchos aspectos que podríamos relativizar. Ser conscientes de que nuestro humor es variable y quitar hierro a los momentos menos alegres nos permitirá analizar la situación desde otra óptica y entender que podemos hacer una lectura positiva de todo lo que nos ocurre.

Muévete.- Cualquier ejercicio físico, desde caminar o subir escaleras hasta hacer escalada, provoca un estado de felicidad natural. Elige la actividad que más te guste -el yoga y el pilates son disciplinas con un impacto muy favorable sobre el estado de ánimo- y ponte en acción. Si la practicas con algún amigo/a, multiplicarás los beneficiosos efectos del deporte, al sumarlos con los que aporta la buena compañía. El baile, por ejemplo, también es una excelente opción: combina el movimiento con la música -intenta elegir las canciones que más te gusten para disfrutar plenamente de la experiencia sensorial-.

Sé generoso/a.- Ayudar a los demás de forma desinteresada produce una inmensa sensación de bienestar y satisfacción a quien lo hace. Muchas investigaciones han concluido que la generosidad ayuda a sentirte bien y da sentido a la vida. Comparte tus cosas, implícate con los demás e intenta colaborar con distintos proyectos.

Organízate.- Realizar muchas y variadas actividades es enriquecedor, pero puede generar cierto estrés o intranquilidad cuando surgen dificultades para llevarlas a cabo. Por ello, conviene ser selectivo/a y elegir las que más nos interesen y, luego, planificarlas todas para sacarles el máximo partido.

Mímate.- Intenta dedicarte, al menos, unos minutos cada día a ti mismo/a. Tómate un baño relajante, hazte un masaje o ve a la peluquería. Si cuidas tu aspecto físico, te gustarás más y, en consecuencia, te sentirás mejor y se reflejará en tu estado de ánimo.

¡SONRÍE! CONTAGIA ALEGRÍA Y BENEFÍCIATE
Con este simple y espontáneo gesto puedes lograr muchas cosas. Cuando nos reímos, nos contagiamos de alegría y lo transmitimos a quienes están a nuestro alrededor. Además, la buena sintonía que desprende ese movimiento facial repercute muy positivamente en nuestra salud. ¡Aprovéchate de las incontables virtudes de unas carcajadas!

Hace más atractivo/a.- La sonrisa es uno de los puntos fuertes del rostro. Quienes se ríen con frecuencia resultan más atractivos a la vista de los demás y desprenden simpatía y proximidad. Además, en una pareja, esta comunicación no verbal crea vínculos muy fuertes.

Libera tensiones.- Reír es un mecanismo de defensa, tanto a nivel físico -reduce la presión sanguínea, relaja los músculos y estimula las defensas- como emocional -frena el estrés y la ansiedad-, que nos ayuda a relajarnos. Cuando lo hacemos, liberamos endorfinas, unas hormonas que nos hacen sentir felices. Por otro lado, la risa rompe la tensión social que se crea en determinadas situaciones, aportando naturalidad.

Corazón sano.- Diversos estudios confirman que las personas risueñas tienen un 40% menos de probabilidades de sufrir un infarto porque, al reír, el tejido que recubre los vasos sanguíneos se expande y evita que se formen coágulos.

Alarga la vida.- Según un estudio de la Universidad de Navarra, está practica tan sana refuerza nuestro sistema inmunológico y, en consecuencia, puede hacernos más longevos.

CAPRICHOS PARA EL PALADAR Y EL OLFATO
Algunos alimentos contienen sustancias químicas excitantes que ejercen un efecto positivo sobre nuestro estado de ánimo. ¡Date un capricho de vez en cuando!

Dulces.- En contacto con la lengua, el azúcar estimula la producción de endorfinas que, en el organismo, provocan bienestar emocional. El chocolate, por ejemplo, contiene feniletilamina, un tipo de endorfina que nos despierta un sentimiento de euforia.

Aromas.- Determinados olores pueden hacerte sentir mejor. Además del aroma a chocolate, el del café favorece la relajación, el del limón mejora el estado de ánimo y el que desprenden las rosas, el jazmín y la lavanda provoca emociones positivas.





No hay comentarios:

Publicar un comentario