lunes, 25 de septiembre de 2017

Conversaciones en pareja: cómo conseguir una comunicación positiva


Si habéis perdido la costumbre de charlar sobre vuestras cosas, hasta el punto de hablar únicamente sobre temas domésticos, ha llegado el momento de retomar esta recomendable costumbre. ¿No sabes por dónde empezar? Aquí tienes algunas ideas.
  • Proyectos en común. Pregunta a tu pareja cuáles son sus sueños y explícale cuáles son los tuyos. Idear un futuro no demasiado lejano con ilusión os ayudará a sentiros más unidos y esperanzados.
  • Sugerencias para mejorar la relación. No se  trata de quejarse ni de criticar, sino de hablar de forma relajada y siempre positiva sobre algunos aspectos de la convivencia que podrían mejorarse como procurar pasar más tiempo juntos, realizar actividades nuevas, etc. Se trata de poner en común una especie de "lista de deseos" y buscar la mejor manera de hacerlos realidad.
  • La imagen que tenemos del otro. A todos nos gusta que nos regalen los oídos con elogios. Es un tema habitual entre las parejas de nueva formación pero, con el tiempo, esta costumbre se pierde. Aprovechar estos momentos de intimidad para hablar de lo que pensamos de nuestra media naranja, tratando de transmitirle todo el afecto y admiración que sentimos por ella, nos ayudará a cimentar todavía más la relación.

jueves, 7 de septiembre de 2017

Enséñales a reforzar su autoestima


La felicidad de los más pequeños es el mejor regalo para sus padres. Lograrlo no siempre es fácil y requiere de una motivación para lograr que ganen en seguridad y tengan iniciativa, unos valores que ayudan a que se quieran más a sí mismos. Toma nota de cómo conseguirlo.
  • Resalta sus virtudes. Subrayar las cualidades de tus hijos les hará tomar conciencia de que las tienen y ayudará a reforzar la confianza en sí mismos y, en consecuencia, su autoestima. Acéptalos tal como son y evita recordarles las virtudes que no tienen.
  • Plantéales retos. Alcanzar un objetivo o una meta es una manera de estimularles muy útil, ya que hará que tengan que valerse por ellos mismos para lograr algo, desde aprender a hacerse la cama, hasta tocar un instrumento.
  • Ayúdales sin sobreprotegerlos. Darles consejos en la toma de decisiones es demostrarles tu apoyo y cariño. Sin embargo, este respaldo no debe ser una sobreprotección, porque ésta les dificultará afrontar problemas en el futuro.
  • Transmíteles que no eres perfect@. Tú eres su modelo y referencia y de ti toman ejemplo en muchas cosas. Hazles saber que eres feliz sin ser prefect@.


El violinista victorioso


En una época no muy lejana, vivió un violinista llamado Paganini. Muchos creían que era un artista sobrenatural y que tenía un don especial para el violín. Una noche, tras recibir una ovación delirante, empezó a tocar. Lo que siguió fue indescriptible, porque todas las notas que nacían del movimiento de sus dedos dibujaban una melodía maravillosa y perfecta en el aire. De repente, un sonido extraño acabó con el encantamiento: se había roto una cuerda del violín. El director y la orquesta se detuvieron y el público dejó de respirar. El intérprete siguió tocando como si nada hubiera ocurrido y todo recuperó la normalidad. Pero, otro ruido hizo enmudecer a la sala. A Paganini se le había partido otra cuerda. Sin embargo, continuó con la pieza, sacando deliciosos sonidos del instrumento. En medio del concierto, una tercera cuerda saltó por los aires. El director se quedó pálido y Paganini, como un contorsionista musical, arrancó todos los sonidos posibles de la única cuerda que le quedaba. Espectadores y músicos se pusieron en pie y empezaron a gritar, aplaudir e, incluso, a llorar de emoción.
Aquella noche, Paganini alcanzó la gloria y el mayor de los triunfos, porque a lo largo de su vida había aprendido que la victoria es el arte de continuar donde todos resuelven parar.


jueves, 31 de agosto de 2017

Vivir en pareja: Las quejas más frecuentes y cómo solucionarlas


Tu vida en pareja es plácida, incluso, a veces, demasiado. La rutina se ha instalado en vuestras vidas y, aunque apenas hay conflictos, en ocasiones, hay algunos detalles, en apariencia poco relevantes, que nos exasperan. Para solucionarlos, tan sólo hay que cambiar nuestra actitud.
  • "No le interesa hablar de los temas que yo considero importantes". Es posible que, de esta manera, tu pareja trate de eludir asuntos que no está dispuest@ a afrontar. Para evitar que se muestre a la defensiva, intenta cambiar el tono de tus palabras para que, en lugar de que parezca una crítica, pueda percibirse como una charla amistosa. Procura hacerlo, además, en un momento propicio para ello (cuando no esté cansad@, en un lugar agradable...).
  • "Es poco cariños@ conmigo". No te lo tomes como algo personal. Los sentimientos todavía están ahí, lo que ocurre es que, debido a la fuerza de la costumbre, apenas salen a la superficie. En lugar de recriminarle continuamente su falta de afectividad, trata de predicar con el ejemplo. Si tú te muestras cariños@ con tu pareja, ella no tardará en imitar tu conducta. ¡Nunca falla!
  • "Resulta aburrid@. Tiene muy poca iniciativa. Es otra de las consecuencias de la rutina conyugal. Para romper con la rutina, también debes ser tú quien dé el primer paso. Proponle realizar actividades que sean de su agrado, intenta introducir nuevos elementos en vuestro día a día (aficiones conjuntas, etc.) y amplía vuestro círculo social. Vuestra vida adoptará una nueva dimensión.


Infección cutánea


QUÉ ES. Es una infección de la superficie cutánea y dermis que se produce tras un traumatismo, herida, picadura o cualquier otra lesión que rompa la integridad de la piel, favoreciendo la entrada de bacterias que infectan la zona.

CAUSAS. Cualquier puerta de entrada que ponga en contacto el exterior con el tejido celular subcutáneo puede provocarla. Los microorganismos que más frecuentemente la causan son los estreptococos b-hemolíticos y los estafilococos aureus. Es más fácil que se dé en personas obesas o con sobrepeso, con insuficiencia venosa o edemas en piernas y con alteraciones en la piel como sequedad, úlceras o cualquier otra lesión.

SÍNTOMAS. La piel aparece enrojecida y dolorosa, con pequeñas vesículas o ampollas más o menos grandes (depende del grado de afectación. El lugar inflamado generalmente está caliente y duro al tacto. En muchas ocasiones, se observa la lesión o la herida que ha sido la causa de la infección en una zona cercana. La afectación generalizada es leve, pero, en casos más graves, puede haber fiebre, un dolor desproporcionado en la zona, grandes ampollas en la superficie o cambios en la coloración (de enrojecida a azulada) que pueden indicar necrosis. Cualquiera de estos últimos síntomas corresponden a una infección más grave.

DIAGNÓSTICO. Se realiza mediante la exploración del paciente. No es necesaria la realización de cultivos ni de ninguna prueba de imagen. Sólo será preciso la realización de un TAC si se sospecha que existe necrosis en la zona o bien una ecografía si se tratara de una infección grave y, por lo tanto, fuera necesario el drenaje del contenido de pus.

TRATAMIENTO. Inicialmente, los casos no complicados y sin síntomas alarmantes, se tratarán con antibiótico oral, siendo los más efectivos en este caso la amoxicilina/clavulánico y la cloxacilina. Cuando son algo más graves (o en inmunodeprimidos), se asociará un segundo antibiótico, que será una cefalosporina o una quinolona. Además, se recetarán analgésicos para el dolor durante los primeros días y se recomendará el uso de compresas de suero fisiológico frío para bajar la inflamación y calmar las molestias. Existen casos que requieren ingreso hospitalario por la necesidad de utilizar antibióticos endovenosos: en personas a las que no les funciona el tratamiento oral pautado, en aquellas con una enfermedad de base importante como una cirrosis, cuando tiene lugar una afectación importante del estado general (fiebre, malestar...) o cuando la infección avanza muy rápido. Los pacientes que sufren necrosis de la zona afectada requerirán un drenaje quirúrgico urgente, además de ingreso hospitalario.



jueves, 24 de agosto de 2017

Libérate de cargas innecesarias


SIETE ESTRATEGIAS QUE SIMPLIFICAN LA VIDA


¿Te imaginas recorrer hasta el trayecto más corto con el maletero del coche lleno hasta los topes? Pues eso es lo que sucede cuando cargamos sobre los hombros presiones inútiles. Si quieres avanzar algo más ligero/a de equipaje por la vida, descubre por dónde se escapan tus reservas de energía vital y...¡actúa!

Si bien no podemos elegir el tipo de obstáculos, las curvas y el desnivel de los caminos que transitamos, si está en nuestro poder avanzar por ellos sin cargas excesivas. El escritor argentino Ernesto Sábato decía que la vida es corta y el oficio de vivir, difícil; así que póntelo fácil.

Suelta lastre

1. Preocupaciones. Según el filósofo Séneca: "Sufre más de lo necesario, el que sufre antes de lo necesario". Ser previsor y adelantarse a un posible contratiempo con un plan B puede ser un acierto. Preocuparse en exceso, en cambio, sólo hace que alimentar la intranquilidad, aparte de malgastar grandes dosis de energía mental. Alguien preguntó al político Winston Churchill si no le obsesionaba la responsabilidad que asumía al frente de la lucha contra Hitler, a lo que él contestó: "Estoy demasiado ocupado. No tengo tiempo de preocuparme".

2. Perfeccionismo. Angustia, tensión, miedo a equivocarte... ¿Y si, simplemente abandonaras la carrera del perfeccionismo, la meta de la cual es inalcanzable? Aunque este rasgo se relaciona con la productividad, la eficacia y la excedencia, el afán de perfeccionismo también denota una permanente sensación de rigidez, insatisfacción y falta de aceptación. Para superarlo, el autor de "Encantado de conocerme", Borja Viilaseca, recomienda en un artículo asumir que "los errores que cometemos no son buenos ni malos, sino necesarios para aprender y evolucionar".

3. Inseguridades. Si no te basta con superar tus propias marcas y el baremo que usas para medir tus logros es equipararte con los demás, intenta al menos que las comparaciones sean de doble sentido. Cada vez que te compares con quien crees que ha llegado más lejos que tú, compárate también con quien no ha llegado donde tú. No se trata de sentirte superior o inferior a nadie, sino de ver tu trayectoria desde una perspectiva más amplia y objetiva. En momentos de debilidad recuerda el consejo del psicólogo Antoni Bolinches: "No podemos ser los mejores en todo, pero podemos ser mejores en todo".

4. Envidias y críticas. Procura que los éxitos y las virtudes de los demás sean un impulso en lugar de un motivo de frustración: "Si lo ha conseguido él/ella, significa que es posible", "es un buen ejemplo a seguir", "su actitud me inspira", etc. "Nadie que confía en sí mismo -advertía Cicerón-, envidia la virtud del otro".

5. El "qué dirán". Dejar de buscar la aprobación de los demás supone un gran alivio. Ganarás tiempo y energía si sólo tomas en cuenta las opiniones, consejos y críticas que provengan de las personas de tu círculo de confianza. Si entran en conflicto con tus deseos, sopesa tu decisión, pero recuerda que sólo tú tendrás que vivir con el resultado de tus elecciones. A menudo olvidamos, tal y como sostiene el escritor suizo Joël Dicker, que "tenemos la vida que elegimos".

6. Exigencias desmedidas. ¿Crees que eres muy duro/a con los demás? ¿Te sientes a menudo defraudado por personas de tu entorno? Reduce tus expectativas. Espera que las cosas salgan como tú deseas y trabaja en esa dirección, pero sé suficientemente adaptable como para aceptar lo que venga. ¡La flexibilidad es un signo de madurez!

7. Exceso de pasado. "La vida sólo puede ser comprendida mirando hacia adelante", señala el filósofo Kierkegaard. Así que deja atrás el rencor, la culpa o la melancolía. "Tenemos dos fuerzas que nos ayudan a vivir -sostenía el escritor Blasco Ibañez-: el olvido y la esperanza".



VALORES EN ALZA QUE CONVIENE CULTIVAR

- Humildad. Quienes acogen sus limitaciones con la misma aceptación con la que aplauden sus virtudes juegan con ventaja. El orgullo, lo opuesto a la humildad, nos incapacita para reconocer y enmendar nuestros errores. 
¿Qué ganarás? Dejarás de enzarzarte en discusiones sin fin, de intentar imponer tu criterio o de querer tener la razón. Te convertirás en un excelente "oyente" y, además, desarrollarás una gran curiosidad por las formas alternativas que hay de pensar y hacer las cosas.

- Coraje. Una persona valiente no se lanza a una piscina vacía, tantea el terreno, valora la situación y avanza hacia la meta cuando ve la oportunidad, asumiendo que los obstáculos forman parte del camino. "El éxito -afirmaba Churchill- no es definitivo, el fracaso no es fatal: lo que importa es el valor para seguir adelante". 
¿Qué ganarás? Independientemente del resultado, te sentirás satisfecho/a de haberlo intentado. "Los únicos errores que cometemos en la vida son las cosas que no nos atrevemos a hacer", recuerda la actriz Emma Thompson.

- Apreciación. El mejor antídoto frente a la frustración, las quejas y el victimismo es la apreciación. De vez en cuando, vale la pena hacer un alto en el camino para enfocar nuestra atención en todo lo que sí tenemos y dejamos de valorar porque lo damos por supuesto, nos es cotidiano, etc.
¿Qué ganarás? Te sentirás agradecido/a con la vida, un excelente punto de partida para avanzar por ella con una grata sensación de plenitud.

- Ilusión. Si hace tiempo que tus ojos no brillan de emoción, prueba nuevas actividades y deja que la novedad se instale en tus rutinas -cocina recetas nuevas, da un nuevo enfoque a tu trabajo...-. Tal y como reza el dicho: "Si no te gustan los peces que pescas, cambia el cebo".
¿Qué ganarás? Cuando hay una motivación todo fluye sin apenas esforzarte. "El hombre tiene ilusiones como el pájaro alas. Eso es lo que lo sostiene", advertía el matemático Blaise Pascal.


martes, 25 de julio de 2017

Optimismo


Numerosos estudios confirman los beneficios de mantener una visión optimista sobre nuestro estado de salud.
  1. Ser optimista es el mejor seguro de vida. Según una investigación de la Clínica Mayo de Nueva York, las personas que se enfrentan a la vida con optimismo viven alrededor de un 20% más.
  2. Está demostrado que quienes son positivos tienen una mayor resistencia a las infecciones y sufren menos complicaciones posoperatorias.
  3. El grado de optimismo del acompañante de un paciente influye positivamente en la recuperación del enfermo.
  4. Dicen los expertos que el optimismo se muestra más eficaz a la hora de alargar la vida que la disminución de la presión arterial o la reducción de las tasas de colesterol en sangre. También ayuda a prevenir enfermedades cardíacas y a afrontar mejor el cáncer.
  5. Las personas con un temperamento optimista son ocho veces menos propensos a padecer depresión.
  6. También se sabe que cuando una persona muestra una disposición optimista tolera mejor el dolor físico.
  7. Cuanto mayor es el nivel de optimismo de una mujer embarazada en el último tramo de la gestación, menos riesgo tiene de padecer una depresión posparto.
  8. Las personas positivas son más atractivas. Las buenas vibraciones se aprecian en nuestro exterior en forma de piel más lisa y relajada y ojos más brillantes y expresivos..



martes, 11 de julio de 2017

Precauciones antes de practicar un deporte


El ejercicio resulta vital para mantener una buena salud, pero también tiene sus riesgos, sobre todo si no se toman las medidas necesarias. Evítalo siguiendo estas sencillas recomendaciones.

  • Sométete a una revisión médica. En la mayoría de gimnasios ofrecen esta posibilidad. Un buen chequeo debe contar con pruebas como una espirometría (para valorar la capacidad pulmonar), un electrocardiograma de esfuerzo y una radiografía de tórax. El médico, además, examinará la presión arterial y el pulso, la fuerza y la flexibilidad, el estado de las articulaciones, etc.
  • Dedica unos minutos a calentar. Sea cual sea la práctica deportiva elegida, un buen calentamiento previo prepara el cuerpo para el ejercicio, aumenta la resistencia y reduce el riesgo de lesiones.
  • Empieza de forma gradual. Dosifica el esfuerzo e incrementa la intensidad del ejercicio conforme estés más preparado para ello.
  • Utiliza el calzado y el equipo adecuado para la especialidad elegida. Además de estar más cómodo y aumentar tu rendimiento físico, evitarás el riesgo de sufrir lesiones.
  • Hidrátate bien. No olvides beber 250 mililitros de agua antes de la práctica deportiva y 250 mililitros cada media hora de actividad.



lunes, 29 de mayo de 2017

Piedras en la vesícula


POR QUÉ SE FORMAN. Las piedras o cálculos en la vesícula biliar pueden ser de colesterol o de bilirrubina, que es una sustancia que da el color a la bilis y resulta de la descomposición de la hemoglobina de los glóbulos rojos que ya no sirven. Ambas sustancias se eliminan por la bilis y las piedras se forman si hay exceso de ellas o si hay déficit de unas sustancias necesarias para que se disuelvan. También influye la inflamación de la vesícula, la dificultad para vaciarse y la predisposición familiar.

COMPLICACIONES. Las piedras en la vesícula sólo provocan síntomas en la cuarta parte de los casos. Estos síntomas pueden carecer de importancia (molestias en la parte alta del vientre, flatulencia o nauseas), o bien ser más graves, como cuando se producen complicaciones. Estas complicaciones suelen ocurrir cuando las piedras salen de la vesícula y ocluyen los conductos por los que sale la bilis. Esta oclusión provoca el cólico hepático. que es un fuerte dolor en la parte derecha del vientre por debajo de las costillas que se extiende a la paletilla del mismo lado y que suele acompañarse de vómitos. Si la bilis se estanca, se facilita la infección por microbios, que, si afecta la vesícula, es la colecistitis, o la colangitis si afecta al conducto (colédoco) que lleva la bilis al duodeno. Estas infecciones pueden extenderse al hígado y formar un absceso (acúmulo de pus). La repetición de colecistitis agudas o la sola presencia de piedras puede causar la inflamación crónica de la vesícula (colecistitis crónica). A veces, la pared de la vesícula se perfora y la bilis pasa al peritoneo causando una peritonitis grave. En ocasiones, una piedra grande perfora la pared de la vesícula y la del duodeno, que se ha adherido a ella, penetrando en el intestino, donde puede atascarse en una zona estrecha ocasionando su oclusión. La obstrucción del colédoco ocasiona ictericia, que, si persiste, puede provocar una cirrosis hepática. El colédoco desemboca en una pequeña dilatación del duodeno, donde también va a parar el conducto que lleva el jugo del páncreas, por lo que una piedra también puede obstruirlo y provocar una pancreatitis.

QUÉ HACER. Se recomienda realizar ejercicio físico, corregir la obesidad, pero sin pérdida rápida de peso, comer muchas verduras, frutas y pocos hidratos de carbono, sobre todo azúcares refinados, pues el aumento rápido de azúcar en la sangre facilita que se formen piedras. Por el contrario, el riesgo disminuye en las mujeres que toman café y en los hombres que comen muchas grasas no saturadas.
La vesícula sólo se debe extirpar si existen molestias o complicaciones, si la piedra es mayor de 3 cm o si las paredes de la vesícula están calcificadas. La operación se puede hacer por laparoscopia, a través de unas pequeñas incisiones en el vientre. No hace mucho se ha extirpado mediante un tubo introducido por la boca.


martes, 23 de mayo de 2017

Omega 3, la clave para la salud y la fertilidad masculina


Presente principalmente en el pescado azul y los frutos secos, este saludable nutriente ayuda a prevenir los problemas de fertilidad masculina, además de reducir el riesgo de sufrir dolencias en la próstata.

  • Según un estudio realizado en la Universidad de Harvard, los hombres con niveles altos de colesterol en el organismo tienen una concentración de espermatozoides mucho menos respecto a aquellos que tienen un nivel más alto de grasas poliinsaturadas (acidos grasos Omega 3). Estos últimos tienen espermatozoides más abundantes, móviles y sanos.
  • Estos ácidos grasos, gracias a su gran poder antiinflamatorio, ayudan, además, a prevenir una dolencia llamada prostatitis (inflamación de la glándula prostática).
  • Los Omega 3 también ayudan a regular la presión arterial, moderando la cantidad de sangre que viaja a los genitales y reduciendo el riesgo de sufrir disfunción erectil.
  • Los alimentos que contienen una mayor cantidad de este nutriente son todos los pescados azules y su aceite, el marisco, la yema de huevo, la carne de conejo, la soja, las semillas de lino, las  nueces y las almendras.