jueves, 26 de diciembre de 2013

RECUPERAR EL OPTIMISMO


LAS PERSONAS POSITIVAS SE ENFRENTAN MEJOR A LAS DIFICULTADES DEL DÍA A DÍA
Adoptar una visión positiva frente a la vida es como jugar a las cartas con la ayuda de un comodín o cruzar un río de aguas bravas con un chaleco salvavidas. ¿Te sientes algo desanimado/a? ¿Has perdido tu capacidad para ver el vaso medio lleno? NO te des por vencido/a: recuperar el optimismo y aumentar tu nivel de felicidad está al alcance de tu mano.

"Casi todas las personas son tan felices como se deciden a serlo", aseguraba el político Abraham Lincoln. Y para tomar la que tal vez es la decisión más importante de nuestras vidas, que no es otra que la de luchar por nuestra felicidad, es necesario recuperar el optimismo. "La costumbre de ver el buen lado de cada cosa vale una fortuna", advertía  el escritor español Noel Clarasó. Esta capacidad para observar el mundo a través de una óptica más positiva no puede comprarse con dinero, pero sí que puede ejercitarse día a día.

AUMENTA TUS DEPÓSITOS DE OPTIMISMO
El máximo experto en optimismo, el doctor Martin Seligman, indica que, si bien hay personas que por naturaleza son entusiastas y otras que ven la vida a través de un filtro oscuro, este rasgo hereditario puede modificarse. De hecho, los especialistas sostienen que sólo el 25% del optimismo de una persona depende de los genes. El 75% restante puede potenciarse. No se trata, por tanto, de ser optimista sino de quererlo ser.
-Mantén la esperanza.- Aunque la situación se presente algo difícil o incierta, intenta hacer interpretaciones positivas que te sean favorables. La clave está en ver lo que muchos psicólogos llaman el "resquicio de luz". "Cuando quieres cambiar tus circunstancias, primero tienes que cambiar tu forma de pensar", aconseja la terapeuta Lisa Nichols.
-La recompensa.- Igual que la risa aporta alegría, los pensamientos optimistas atraen la prosperidad y el éxito. ¿Sabías que los comerciantes de talante optimista consiguen hasta un tercio de ventas más que los pesimistas? La célebre autora de "El secreto" lo resume con una sola frase: "Atraes lo que piensas". Un ejercicio que te ayudará a conseguir este propósito es introducir en tus conversaciones frases del tipo: "La buena noticia es que...", "pase lo que pase, voy a salir adelante...". "lo que ha sucedido me da la oportunidad de...", etc.
-Aprecia lo que tienes.- Los contratiempos de la vida suponen una oportunidad para valorar lo que se tiene y desprendernos de lo que no queremos. En lugar de centrarte en tus debilidades o en lo que no funciona, haz un esfuerzo por potenciar tus puntos fuertes y centrarte en lo que puedes hacer para mejorar cualquier situación. "El firmamento no es menos azul porque las nubes lo tapen o los ciegos no lo vean", reza un antiguo proverbio danés.
-Buenas vibraciones.- Tener amigos alegres incrementa en un 9% la capacidad de ser feliz, mientras que rodearse de personas pesimistas reduce en un 7% las emociones positivas. Procura, por tanto, relacionarte con gente animosa, que te ayude a ver el lado más amable de la vida.

EL EFECTO DOMINÓ DE LAS EMOCIONES POSITIVAS
"En los ánimos encogidos nunca tuvo lugar la buena dicha", dijo en una ocasión Miguel de Cervamtes. Cuando nos sentimos contentos y animados, en cambio, nuestros pensamientos se cargan de optimismo, una fuerza capaz de influir de forma positiva en todos los ámbitos de nuestra vida.
-La vida se simplifica.- Cuando el estado de ánimo es bueno, tendemos a ser, según indican los autores de "Optimismo inteligente", más benévolos y menos críticos, tanto con nosotros mismos como con los demás, nos resulta más fácil mantener la motivación y nos cuesta menos tomar decisiones.
-Buenos recuerdos.- Por el simple hecho de estar contentos, nuestra mente tiende a traer recuerdos buenos del pasado. Rememorar esos momentos agradables hace que la sensación de bienestar se consolide y prolongue.
-Abre la mente.- Los estados de ánimo positivos también generan formas de pensamiento más flexibles, algo que nos ayuda a encontrar soluciones más novedosas y creativas y a alejar los temores de nuestra vida.
-¿Estás desanimado/a?.- En esos casos, va muy bien dar paseos al aire libre -la luz del sol levanta el ánimo y mejora el humor-, hacer deporte y plantearse la posibilidad de tomar un suplemento dietético natural, que ayude a enfrentarnos a los problemas cotidianos con la energía y los ánimos renovados. Algunos de los ingredientes que han demostrado científicamente sus propiedades beneficiosas en situaciones de desánimo son el azafrán y la vitamina B6.

TOMA LA DECISIÓN MÁS SABIA
Se cuenta que el discípulo de un venerable sabio estaba extrañado y sorprendido de que su maestro estuviera siempre de tan buen humor, sonriente y feliz a pesar de las dificultades por las que atravesaba. Tal era su intriga que, un día, el alumno le preguntó:
-Maestro, ¿cómo es que siempre se te ve tan contento y satisfecho?
-Amigo mío, no hay secreto alguno en esto -respondió el sabio-. Cada día cuando me despierto me hago esta pregunta: "¿Qué elijo hoy? ¿Alegría o tristeza?". Y siempre escojo alegría.


No hay comentarios:

Publicar un comentario