viernes, 6 de diciembre de 2013

SEDENTARISMO Y REDUCCIÓN DE VIDA


Mantenerse activos reduce los efectos del paso del tiempo. Hacer deporte con regularidad no sólo mejora la calidad y disminuye el riesgo de muchos trastornos crónicos, sino que, además, actúa a nivel celular, prolongando nuestra esperanza de vida.

El paso de los años aumenta los radicales libres (las moléculas que atacan a las células y producen el envejecimiento) pero un reciente estudio ha demostrado que las personas activas físicamente mantienen jóvenes los mecanismos que luchan contra estos compuestos.

Hay que tener en cuenta, además, que el sedentarismo es uno de los factores de riesgo más importante a la hora de sufrir obesidad, accidentes cardiovasculares, diabetes tipo 2, cáncer, hipertensión y osteoporosis.

También puede aumentar las posibilidades de sufrir trastornos relacionados con la próstata, debido a la poca movilidad de la musculatura abdominal y la presión continuada que recibe este órgano cuando se está sentado.

Por todo ello, los especialistas aconsejan realizar ejercicio a diario y evitar hábitos sedentarios como ver la televisión o navegar por Internet durante horas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario