lunes, 11 de noviembre de 2013

OSTEOPOROSIS


CAUSA. Los huesos están constituidos por un material formado, sobre todo, por fibras de colágeno, en el que se depositan sales minerales, especialmente de calcio, pero, además, tiene células. Unas van descomponiendo este material, mientras que otras lo van formando y originan hueso nuevo. Gracias a esto no sólo se libera calcio que pasa a la sangre (pues tiene funciones importantes en las células), sino que se sustituye el material envejecido, y el hueso puede ir adaptando su resistencia a los cambios de las fuerzas a que está sometido. La osteoporosis, al contrario de lo que a veces se cree, no es la falta de calcio en los huesos, sino la disminución de la cantidad de aquel material, por lo que se debilitan y son más frágiles. Se produce cuando se destruye más hueso del que se forma. Los motivos pueden ser: 

 - Falta de ejercicio, pues, la dureza de los huesos aumenta cuando hay fuerzas que actúan sobre ellos. 
 - Malnutrición con déficit de calcio, vitamina C o proteínas, necesarios para la formación de hueso nuevo. 
 - La edad, pues la hipófisis segrega menos hormona del crecimiento. 
 - El déficit de estrógenos en la menopausia, ya que activan las células formadoras de hueso. 
- Exceso de corticoides por tratamientos o por ciertas enfermedades, pues aumentan la eliminación de proteínas. 

SEÑALES. Sólo produce dolor si ha causado la fractura de algún hueso. Las más frecuentes son las de cadera, las vertebrales y las del antebrazo. Es característico que se produzcan por traumatismos muy ligeros, incluso en las vértebras, y muchas veces no existe ninguno. Por esto, la osteoporosis se diagnostica al observar en radiografías que los huesos son poco densos o se confirma la sospecha efectuando una densitometría, técnica que mide la densidad de los huesos y el riesgo de sufrir fracturas. 

PREVENCIÓN. Desde la infancia, hay que evitar los factores que la favorecen con la práctica de ejercicio físico, una alimentación adecuada y tomando el sol con medida, pues provoca la formación de vitamina D en la piel, que sirve para facilitar la absorción del calcio. 

TRATAMIENTO. Hay nuevos medicamentos que disminuyen la actividad de las células que normalmente descomponen el hueso. Uno de ellos se puede tomar en una sola dosis cada semana. Actualmente, existe un preparado similar a la parathormona (que segregan las glándulas paratiroides, llamadas así por estar cerca del tiroides) y que estimula la formación de hueso nuevo. Se administra diariamente en inyección subcutánea. Recientemente hay un producto oral (ranelato de estroncio), que disminuye la destrucción de hueso y estimula la formación de hueso nuevo. Las fracturas de las vértebras se pueden corregir inyectándoles una especie de cemento (vertebroplastia), lo que, a veces, se hace después de haber introducido un balón para corregir su deformidad (cifoplastia).

No hay comentarios:

Publicar un comentario