sábado, 30 de noviembre de 2013

FIBROMIALGIA


Se trata de dolor crónico, presente durante tres meses como mínimo, que no está provocado por ninguna causa conocida. Aunque hay muchas incógnitas sobre su origen, se cree que existe una alteración en los mecanismos que procesan e informan el dolor a nivel del sistema nervioso central

CAUSAS
Tiene un importante componente familiar, ya que es ocho veces más frecuente en familiares de primer grado. A pesar de no conocerse su origen, se cree que existen unos factores que la podrían desencadenar en algunos pacientes:

- Traumatismos físicos, cirugías y accidentes de tráfico.
- Alteraciones hormonales como, por ejemplo, el hipotiroidismo.
- Estrés.
- Algunas infecciones.

SÍNTOMAS
Se caracteriza por dolor generalizado de más de tres meses de evolución, cefaleas, alteraciones en el estado de ánimo (depresión o ansiedad), fatiga (generalmente por las tardes), alteraciones en el ritmo del sueño, déficit de atención y disminución de agilidad mental, alteración de la memoria a corto plazo y hormigueos en brazos y piernas.
Además, también hay descritos otro grupo de síntomas no tan frecuentes, pero en ocasiones presentes: dolor torácico y abdominal, palpitaciones, sequedad ocular, fluctuaciones de peso, disfunción sexual...

DIAGNÓSTICO
La exploración física que realiza el especialista y la aparición de dolor a la palpación de determinados puntos corporales (puntos gatillo) determinan el diagnóstico. No hay ningún parámetro de laboratorio o hallazgos en las pruebas de imagen que lo confirmen, por lo que todos los exámenes realizados estarán dentro de la normalidad. Pero dado que se trata de una patología que se diagnostica descartando otras causas, dependiendo de la sintomatología que presente el paciente, se realizarán las pruebas que se crean oportunas.

TRATAMIENTO
No existe cura para esta dolencia. Actualmente no hay ningún fármaco aprobado como indicación específica de la fibromialgia, por lo que su tratamiento farmacológico se dirige a aliviar los síntomas que provoca. Además, existen otro tipo de terapias, como el ejercicio físico de intensidad moderada, que pueden mejorar los síntomas y, con ello, la calidad de vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario